PÉRDIDA DE LA COBERTURA FORESTAL EN EL ANP LAGUNAS DE ZEMPOALA
Martínez T. M1., Olvera G O1., Estrada M1.
1 Centro de Especialistas para el Desarrollo Ambiental Sustentable A.C. (CEDAS A.C.)
México, Ciudad de Toluca, Teléfono:
miguelmt01@hotmail.com, licoscarog@gmail.com, huytlacoche@hotmail.com
 
 
Introducción
 
La tala ilegal es el segundo factor de mayor importancia implicado en la deforestación de los bosques y selvas de México, provocando aproximadamente 8% de la deforestación anual total. La tala ilegal afecta a los bosques y selvas mediante la remoción de aquellos árboles de mayor valor comercial, lo que afecta la calidad del ecosistema como hábitat para la biodiversidad, además de incidir en el valor total del bosque y en los intereses económicos de los legítimos poseedores de estos recursos. Al perder una parte importante de su valor el bosque se hace más susceptible a la deforestación total con fines productivos.
 
Se estima que en total, la tala ilegal conlleva a la extracción de entre 3 y 5 millones de m3 de madera cada año, equivalente a entre 40% y 60% de la producción anual legal, de alrededor de 8 millones de m3 por año. Además de ser una causa de la deforestación y del deterioro, la tala ilegal contribuye a la fragmentación de los ecosistemas, al aumento del riesgo de incendios forestales (ya que se deja mucho material combustible in situ), a la erosión del suelo y a una reducida infiltración del agua, además del deterioro de la calidad del hábitat. Origina también una competencia desleal de la madera ilegal, que tiende a ser más barata que la madera y los productos obtenidos legalmente, desalienta el aprovechamiento forestal sustentable, en detrimento de las comunidades y empresas dedicadas a ello (SEMARNAT 2005).
 
La falta de alternativas económicas para el sector rural, aunado a la insuficiencia de recursos humanos y materiales de las instituciones de protección ambiental, y la falta de coordinación entre las instancias de procuración de justicia y seguridad pública federales, estatales y municipales, ha ocasionado que la tala clandestina se convierta en uno de los fenómenos delictivos que rebasa la capacidad de actuación de la Profepa. En el año 2000 la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, caracterizo a 100 zonas forestales como críticas por presentar una alta incidencia de deforestación y por elevados índices de ilícitos forestales. De estas zonas críticas seleccionó a nueve por sus características de ingobernabilidad, ya que presentan factores económicos, políticos y sociales que impiden la realización de actos de autoridad en materia forestal. En estas áreas, se interrelacionan con problemas de: crimen organizado, robo de vehículos, portación de armas prohibidas, secuestros, cohecho, cultivo de enervantes y colusión de autoridades con delincuentes, además de diversos delitos forestales, en donde el enfrentamiento entre grupos organizados de talamontes y fuerzas públicas hace difícil y riesgosa la labor de los inspectores ambientales.
 
De las nueves áreas críticas de ingobernabilidad tres de ellas, se encuentran en el Estado de México, siendo estas las siguientes: Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca, Región Izta Popo y Sierra de Zempoala, Huizilac-Ocuilan-Ajusco.
 
 
Ubicación de la zona de conflicto
 
El área de conflicto se ubica dentro de los límites del Parque Nacional Lagunas de Zempoala, esta región se localiza al noreste del municipio de Ocuilan, entre los límites del Estado de México y Morelos. La zona se encuentra dentro del Área Natural Protegida del Corredor Biológico decretada como área de protección de flora y fauna silvestre el 5 de diciembre de 1988 y modificada en septiembre del 2000, con una superficie protegida de 65,721.57 hectáreas.
 
Localidades que ejercen presión hacia los recursos naturales
 
Las localidades que se encuentran ubicadas en la zona de conflicto y que ejercen una presión directa hacia los recursos naturales que se encuentran en la región son las siguientes: Acahualzingo, Capulin, El, Colonia Doctor Gustavo Baz, Coyoltepec, Lomas de Teocaltzingo (Loma de Tecalzingo), Mexicana, Ocuilan de Arteaga, San Juan Atzingo, Santa Lucia, Santa Maria Nativitas, Santa Martha, Tlaltizapan, Totoc, El (San José Totoc), las cuales representan el 30.6 % de la población del municipio de Ocuilan.
 
El territorio de los Bienes comunales de San Juan Atzingo se localiza al noreste de la cabecera municipal de Ocuilan de Arteaga, en el Estado de México, y se halla enclavado dentro del complejo de sierras que rodean y dividen la cuenca de México y el valle de Toluca, el cual empieza en la sierra del Ajusco, que sirve como límite natural con el estado de Morelos, en los cerros de Zempoala, es un territorio tradicional habitado por uno de los grupos étnicos del Estado de México, los tlahuicas, quienes se reconocen a sí mismos como pjiekakjoo, que significa “nuestra lengua”. Al interior del territorio comunal de San Juan Atzingo, se ubican las comunidades: La Esperanza, Coyotepec, Santa Martha, Santa Lucía, Gustavo Baz, Tepetzingo, Puente Ancho, Las Trojes, El Totoc, El Capulín y Mexicapa. La localidad de San Juan Atzingo, se encuentra organizado en su interior por cinco barrios: El Centro, Santa María Nativitas,  Lomas de Teocalcingo,  El Atorón, Carlos Hank González (Manzana).
 
En el territorio de los Bienes Comunales de  San Juan Azingo, se encuentra el Parque Nacional Lagunas de Zempoala, ubicado al noreste del municipio de Ocuilan, entre los límites estatales del Estado de México y Morelos. Dentro de los límites del Parque Nacional Lagunas de Zempoala y zona de influencia del Corredor Biológico, se localiza la zona de conflicto que afecta al recurso forestal, agua, suelo y biodiversidad. Los sitios afectados por la actividad de la tala ilegal, procesamiento y transformación del recurso forestal y que tiene repercusiones hacia los recurso agua y biodiversidad son los parajes denominados “Agua Bendita”, “Cerro la Cachucha”, “Cerro Tianquisco”, “Cinco Trozas”, “Donde Suena Hueco”, “El Aserradero”, “El Carrizo”, “El Jaral”, “El Pedregal”, “El Poleo”, “Era Vieja”, “Faldas del Cerro Tianquisco”, “La Doncella”, “La Lechuguilla”, “La Pila”, “Las Joyas de la Esperanza”, “Las Perlillas”, “Las Pitayas”, “Las Trojas”, “Llano de la Piedra”, “Llano de la Placa”, “Los Potreritos”, “Ocoyotongo”, “Ojo de Agua”, “Pueblo Nuevo”, “Puente de Vigas”, “Puestos Viejos”, “Quila”, Rincón del Trigo” y “Tipiti”: Todos ellos ubicados en el municipio de Ocuilan de Arteaga, Estado de México.
 
El Parque Nacional Lagunas de Zempoala, se encuentra en la parte más meridional del Eje Neovolcanico, lo que hace que la fauna que habita en el área sea la típica de la provincia biótica volcánica transversal (es decir que albergan elementos faunisticos característicos de las dos naciones zoogeográficas presentes en nuestro continente: la neártica y la neotropical). Se registra una disminución de la fauna especialmente de mamíferos como puma y venado cola blanca, además del cacomixtle, la zorra gris y la comadreja (Carrillo, 2006).
 
Debido a su ubicación geográfica, en el área se encuentra una variedad de ecosistemas entre los que destacan los bosques de oyamel, de pino, de pino-encino, mesófilos de montaña, el matorral xerófilo y los pastizales, hogar de los teporingos y los gorriones serranos.
 
De acuerdo con lo anterior se advierte la importancia biológica, en cuanto a los servicios ambientales que proporciona a la población el Área Natural Protegida “Parque Nacional Lagunas de Zempoala”, por estos motivos, la zona se decretó en 1936 como Parque Nacional por el entonces Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos Lic. Lázaro Cárdenas del Río; El Decreto declaratorio como “Parque Nacional Lagunas de Zempoala", es un decreto de tipo administrativo o ejecutivo, por ser emitido por el titular del Poder Ejecutivo Federal, en pleno ejercicio de las atribuciones que le confiere la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Este decreto tiene su fundamento legal en el artículo 27 de la Constitución Federal a partir del cual se dictaron las medidas necesarias para establecer usos y reservas de la flora y fauna silvestres y señalar el destino que se les deben dar a las tierras, aguas y bosques comprendidos dentro del área decretada, con el fin de imponer el bienestar de la comunidad sobre el individual, respecto a la forma de planear, regular, conservar, preservar y restaurar el equilibrio ecológico de la misma.
 
Problemática de la zona
 
En el territorio de los Bienes Comunales de San Juan Atzingo, presenta una problemática de pérdida de la cobertura forestal provocada por la tala ilegal, la cual ocasiona la fragmentación y degradación del recurso forestal, afectando a los recursos agua, flora, fauna y suelo. En los últimos años la problemática de la tala ilegal se ha incrementado en la zona, dando origen a que la región este considerada dentro de las nueve zonas críticas de ingobernabilidad en México, identificadas por la Procuraduría Federal del Protección al Ambiente para la atención de la tala clandestina.
 
La importancia ambiental que representa la región de las lagunas de Zempoala en la conservación y protección de los recursos naturales presente en la zona y en particular la del recurso forestal, tal como se menciona en los considerando de la declaratoria del Parque Nacional Laguna de Zempoala del 27 de noviembre de 1936, en donde se menciona que es una región sumamente interesante por los recursos forestales que han logrado conservarse y que se encuentran en forma de tupidos bosques de coníferas. Según Rzedowkski, el bosque de oyamel en México son reliquias de los extensos bosques boreales que avanzaron hacia el sur conforme los climas fríos descendieron en las latitudes tropicales durante los periodos de glaciación. En los 10,000 años desde que los glaciares retrocedieron, estos bosques han sido desplazados por floras templadas y tropicales adaptadas a actuales las condiciones climáticas más cálidas. Ahora únicamente quedan de 40,000 a 50,000 hectáreas de bosques de abetos en México, distribuidos como islas aisladas en elevaciones que van de los 2,400 a los 3,600m, donde el clima frío excluye a casi todos los otros géneros y permite el dominio del oyamel.
 
DSC02451
Bosque de oyamel en el Parque Nacional Lagunas de Zempoala
 
El área reducida y el patrón de distribución de parches o islas hacen que el bosque de oyamel sea más vulnerable a las presiones de deforestación que cualquier otro tipo de bosque en México. La alteración de estas comunidades radica en el alto valor comercial de su madera, la cual es utilizada para leña, aserrío, construcciones rurales y urbanas, en algunos lugares las ramas sirven de ornato en ceremonias religiosas y los individuos jóvenes son usados como árboles de navidad.
 
DSC02458
Zona con presencia de parches por la deforestación del bosque de oyamel,
 
La falta de alternativas económicas para el sector rural, aunado a la insuficiencia de recursos humanos y materiales de las instituciones de protección ambiental, y la falta de coordinación entre las instancias de procuración de justicia y seguridad pública federal, estatal y municipal, ha ocasionado que
la tala clandestina se convierta en uno de los fenómenos delictivos que rebasa la capacidad de actuación de las instituciones gubernamentales, ya que en los últimos años, la zona ha estado controlada por grupos delictivos dedicados a la actividad ilícita de la tala ilegal, la cual provoca un daño ambiental hacia el recurso forestal teniendo repercusiones hacia los recursos del agua, suelo, flora y fauna.
 
Esta actividad ilícita que se práctica dentro y fuera del área natural protegida Parque Nacional Lagunas de Zempoala, ocasiona que la superficie forestal sufra daños en su estructura natural, la cual se ve afectada por el derribo ilícito de la actividad, provocando que se encuentre en el terreno áreas degradadas las cuales están representadas con áreas sin vegetación natural y superficies fragmentadasen donde se encuentran superficies con bosque en pequeñas porciones o islas las cuales tienen repercusiones sobre la flora y fauna que se encuentra en estas áreas ya que por la pérdida parcial de la cubierta forestal se presenta un proceso de deterioro sobre la biodiversidad que se encuentra en estas zonas en donde la ausencia de vegetación hace que se pierdan procesos ecológicos locales en estas zonas.
tala ilegal 1
Ubicación de la actividad de la tala ilegal. (Tomado de Google Earth, consultado en el mes de enero de 2007)
 
La superficie del oyamel es la de mayor afectación que se tiene por estos procesos originados por la actividad de la tala ilegal, a diferencia de la superficie del pino y encino que también se encuentra en la zona, el oyamel tiene una importancia ambiental preponderante en la zona, ya que es un bosque que retiene suelo y absorbe un volumen considerable de humedad.
 
DSC02467
 
Área forestal afectada por la actividad de la tala ilegal.

De acuerdo al análisis de pérdida de cobertura forestal realizada en el área natural protegida con imágenes de satélite para el periodo 2000 y 2006, en el ANP se perdió una superficie forestal de 461,5 hectáreas, que representa el 9.3 % del área natural protegida. Este decremento está relacionado con la actividad ilícita de la tala ilegal que se encuentra en la zona, la cual provoca que en la zona se encuentre un bosque fragmentado y degradado en algunas zonas del ANP. El impacto regional de la actividad de la tala ilegal, ha ocasionado que en una superficie de alrededor de las 3,000 hectáreas se encuentre destruida por la tala y la extracción ilegal de la madera, las cuales se localizan en los sitios de los parajes conocidos como “Llano la Placa”, “Llano la Piedra”, “Llano la Cachucha”  y “Puestos Viejos”, ubicados dentro del Estado de México, ocasionando el cambio de la estructura del bosque, la cual se puede apreciar a simple vista desde a pie de carretera en el tramo que comprende Santa Martha – Lagunas de Zempoala en ambas direcciones.
 
cambio0006
Superficie con bosque para el periodo 2000 y 2006
 
Esta actividad de extracción y transformación ilegal de la madera se desarrolla en el sitio en donde se transforma el producto forestal en madera moto aserrada, elaborando tablas, polines, güaldras, trozas de madera en rollo, origina que no se utilice el total del árbol derribado, sino que solo la parte comercial que sirve para elaborar los productos mencionados. El material de desecho el cual no es utilizado para la venta de materia prima forestal, se acumula en los sitios en donde se practica esta actividad, esto origina a que la zona este vulnerable en la temporada de estiaje a la presencia de incendios forestales, así como a focos de infección para la propagación de plagas y enfermedades en la región de las Lagunas de Zempoala.
 

Transformación ilegal de la madera
 
 

Transformación de la madera in situ.
 
 
tala ilegal 4
Imagen de la zona denominada Cerro de la Cachucha, Coordenadas LN 19º 03’ 47.24’’ LW 99º 20’
 
Otra de las repercusiones de esta actividad es la severa fragmentación del ecosistema, observándose en muchos sitios solamente manchones de escasa extensión de bosque y por la pendiente pronunciada que tiene la superficie forestal afectada, origina a que se encuentren suelos poco profundos, lo que acelera los procesos erosivos del suelo; el proceso del derribo y arrastre del arbolado origina daños a la vegetación natural presente alrededor del sitio talado, ya que los estratos de vegetación natural herbácea y raza son afectados así como a la regeneración natural.
 
tala ilegal 3
Imagen de la zona denominada Puestos Viejos, Coordenadas LN 19º 04’ 44.37’’ LW 99º 20’ 09.16’’
 
La deforestación y el daño ambiental que sufre la vegetación natural del bosque de oyamel, por la tala ilegal ha provocando efectos ambientales adversos hacia otros recursos naturales como el agua, suelo, flora y fauna , por lo que los objetivos del establecimiento del ANP en la región, el cual considera la conservación de los recursos vivos para el desarrollo sostenible, manteniendo su perpetuidad, conservando la diversidad física y biológica, manteniendo la estabilidad ambiental de la región circundante y la capacidad productiva de los ecosistemas y así asegurar la conservación del suelo, el clima y la disponibilidad continua de agua; están en riesgo, ya que la severa fragmentación del ecosistema forestal hace vulnerable la continuidad de la permanencia de las especies que conforman a este tipo de bosque, ya que este ecosistema es un bosque especializado de altura y en México se localiza en menos de 0.5 % del territorio.
 
tala ilegal 2
Coordenadas del punto central de la imagen LN 19º 04’ 09.87’’ LW 99º 19’ 58.04’’
 
Importancia Biológica
 
Debido a las características únicas de esta región, a la gran cantidad de hábitat y microhábitat con alto grado de aislamiento, 10 por ciento de las especies que habitan en este bosque no se encuentran en ninguna otra parte del mundo, es decir, son endémicas. Por esta razón, muchas de estas especies se encuentran en peligro de extinción debido a la transformación de su hábitat provocada, principalmente, por la urbanización y la tala inmoderada.
 
En este bosque habitan 24 especies de anfibios, 80 por ciento de las cuales son endémicas. Destacan el ajolote de Zempoala y el ajolote de arroyo, cuya distribución se restringe a los arroyos de las partes altas del Desierto de los Leones, el Ajusco y las lagunas de Zempoala, los cuales se encuentran en peligro de extinción debido al entubamiento de los ríos y la contaminación del agua.
 
La biodiversidad de reptiles también es notable: en este bosque habitan 56 especies de reptiles -8 por ciento de las existentes en México-, 40 de ellas endémicas de la región. Dentro de esta clase se incluyen cinco especies de víboras de cascabel.
 
Los invertebrados no son la excepción: en estos bosques habitan 132 especies de mariposas entre las que se pueden encontrar las monarcas, 22 especies de arañas -más de 10 por ciento de las que hay en México- y 47 de libélulas.
 
Esta enorme biodiversidad se encuentra gravemente amenazada. La principal razón de esto es la destrucción de su hábitat, que ha ocasionado que especies como el zacatuche (teporingo, endémico de esta zona) se encuentren en inminente peligro de extinción; que no hayan registros confiables de pumas desde hace más de una década, y que la distribución del tejón o tlacoyote se encuentre limitada a la zona ubicada entre los pueblos de Milpa Alta, los volcanes Chichinautzin y Tláloc y la autopista México-Cuernavaca.
 
Otro ejemplo dramático de esto es el ajolote de Zempoala, cuyo hábitat se ha reducido radicalmente debido a la desecación de las lagunas del Parque Nacional Lagunas de Zempoala, por lo que su distribución está limitada a unas pocas corrientes de agua.
 
Las aves tampoco escapan a esta tendencia: al menos el 20 por ciento de las especies que residen en la zona están amenazadas o en peligro de extinción.
 
El deterioro y degradación de la cobertura forestal por la tala ilegal en la zona  provoca que se origine una disminución de infiltración y recarga de los mantos freáticos de la región, lo que ha originado que de las siete lagunas que existían en el Parque Nacional Lagunas de Zempoala, solo tres se mantienen con agua.
 
El derribo y las actividades inherentes al aprovechamiento ilegal como el arrastre de los troncos hacia los carriles de arrime aplastan las especies que se localizan en el sotobosque inmediato, la tala ilegal ha provocado cambios drásticos en la función ambiental del lugar, modificando factores físicos como la incidencia de radiación solar directa, que llega a nivel de suelo, el aumento en la fluctuación extrema de temperaturas diarias y la modificación del régimen de humedad en el suelo, afecta a las especies que comprenden la vegetación natural del bosque de oyamel, al no contar con medios de adaptación efectivos para ajustarse a estos cambios, dando paso a la aparición de especies de vegetación secundaria que además ejercen presión y competencia hacia las especies que logran sobrevivir en los fragmentos del bosque; esto a su vez se ve traducido en pérdida de diversidad biológica, ya que la variabilidad (número de especies vegetales y animales) es mucho menor en las comunidades formadas por vegetación secundaria, que en las comunidades que conforman el ecosistema original presente en el área natural protegida Parque Nacional Lagunas de Zempoala y sus inmediaciones. ya que este tipo de ecosistema es especialmente biodiverso sobre todo en especies de hongos, helechos y musgos; las lagunas que aún subsisten en el Parque son consideradas de las más ricas en diversidad florística en México con 63 especies dentro de las cuales existen 12 especies endémicas, además destaca la fauna acuática en estas Lagunas por la presencia del ajolote de Zempoala ó siderón de Zempoala (Rhyacosiredon zempoalensis) que se encuentra bajo la categoría de riesgo “Amenazada” y la rana de Tlaloc (Rana tlaloci) en la categoría de riesgo “Peligro de Extinción” según lo establecido en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2001 (Angulo et at., 2008).
 
Acciones de protección, conservación y restauración por los bienes comunales de San Juan Atzingo
 
El territorio de los Bienes comunales de San Juan Atzingo, se reconocen a través de la resolución presidencial el 19 de septiembre de1961 y publicado el en el Diario Oficial de la Federación 7 de noviembre de 1961, están integrados por 3,190 habitantes, de los cuales 652 son jefes de familia y son beneficiarios directos. La organización de los Bienes Comunales está constituida en la comunidad por cuatro autoridades comunales.
 
Protección y vigilancia a través de: la participación de los integrantes de la comunidad, que integran el comité de vigilancia; la movilización de la población local de San Juan Atzingo, las organizaciones no gubernamentales y de las instituciones encargadas de la protección al ambiente, con el propósito de desencadenar el potencial social que tiene la comunidad para enfrentar y controlar los delitos ambientales; la protección de la superficie forestal por el programa de pago de servicios ambientales, prevención de incendios forestales a través de la construcción de brechas corta fuego, capacitación en el combate contra incendios forestales. La conservación se ha realizado a través del saneamiento forestal de las zonas que se han visto afectadas por la tala ilegal, en donde se extrae la madera muerta, la conservación y restauración del recurso forestal como pago de la compensación por los bienes y servicios ambientales brindados. La restauración a través de la reforestación de las áreas en donde han sido afectadas por los incendios forestales y la tala ilegal, la construcción de presas filtrantes y tinas ciegas para la retención de suelo y captación del agua. Y el aprovechamiento sustentable se ha versado sobre el retiro de puntas, ramas y desperdicios producto de la tala ilegal, para evitar la proliferación de plagas y eliminar el material combustible en época de incendios.
 
Resultados concretos de sus proyectos
 
Protección de los recursos naturales en forma directa o indirecta
 
·   Protección de 3,042.5 hectáreas como pago a los dueños y poseedores de terrenos forestales en áreas de elegibilidad, por los servicios ambientales hidrológicos y por la compensación por los bienes y servicios ambientales brindados.
·   Realización del proyecto ecoturístico para la implementación de actividades en Kayak o canoas para el paseo en las Lagunas de Zempoala.
·   Se ha restaurado el ecosistema forestal con la reforestación de 800 hectáreas, se ha equipamiento a dos brigadas de incendios para el control y combate de incendios forestales y construcción de una torre contra incendios forestales, construcción de 165 kilómetros lineales de brechas corta fuego.
·   Se ha construido 1200 presas filtrantes para la retención de suelo y captación del agua y 25,000 tinas ciegas.
·   Recuperación del recurso suelo en una superficie de 410 hectáreas, a través de la construcción de obras de conservación, siguiendo las curvas de nivel para contrarrestar el deterioro por la erosión.
·   Durante el 2007 se inicio el saneamiento forestal en una superficie de 46 hectáreas por los trabajos de saneamiento forestal que equivalen a un volumen de 6,816 m³ vta, con lo cual se generaron 55 empleos permanentes e ingresos a la comunidad.
·   La comunidad de San Juan Atzingo cuenta con un Comité de Vigilancia integrado por 19 personas, el cual ha permitido la captura de delincuentes ambientales y el desmembramiento de bandas organizadas.
·    Se realizó la primera gran marcha “Unidos contra la Tala Ilegal” de manera conjunta con las autoridades de los tres niveles de gobierno y con la participación de otros Comités de Vigilancia.
·   En febrero del presente año, con la participación del Obispo de Toluca, se realizó la primera misa “Por el Bosque” en el Llano de Placa contando con una asistencia de de cerca de 800 personas
·   La comunidad a pesar de las amenazas y atentados, han interpuesto las denuncias correspondientes en el ministerio público federal y la primer queja ante la judicatura de la Suprema Corte de Justicia en contra del Juez Cuarto de Distrito que negó las órdenes de aprehensión en contra de 57 talamontes, con lo cual contribuyen a la contención de deterioro ambiental y agotamiento de la riqueza natural.
 
Premios y reconocimientos en los ámbitos nacional e internacional.
 
Primer lugar del 2° Concurso Nacional “Experiencias exitosas en el manejo y conservación del patrimonio natural y cultural indígena”
 
Literatura consultada
 
  • Angulo Carrera A., Martínez Tapia M., 2008, La guerra por el bosque, PROFEPA; CEJA; INP. México, DF, 156p. ISBN 978-607-95024-0-9
  • Ayuntamiento de Ocuilan, 2003-2006. Bando Municipal en Ocuilan, Estado de México, 5 febrero de 2004.
  • Bonilla, B.J.R. 1992. Flora y vegetación acuática vascular de Lagunas de Zempoala, Morelos, México. Universidad Nacional Autónoma de México. Facultad de Ciencias. Tesis de Maestría.
  • Carrillo, G.R.L. 2006. Diagnóstico Ecoturístico del Parque Nacional Lagunas de Zempoala. Universidad Autónoma Chapingo. México. 123pp.
  • DOF (Diario Oficial de la Federación) 27 de noviembre de 1936, Decreto por el que se crea el Parque Nacional Lagunas de Zempoala.
  • DOF (Diario Oficial de la Federación) 11 de noviembre de 1988, DECRETO por el que se declara el área de protección de la Flora y Fauna silvestres, ubicada en los municipios de Huitzilac, Cuernavaca, Tepoztlán, Jiutepec, Tlalnepantla, Yautepec, Tlayacapan y Totolapan, Morelos.
  • Profepa. 2002. Programa Nacional de Procuración de Justicia Ambiental 2001-2006. Procuraduría Federal de Protección al Ambiente. México.
  • Rzedowski J., 1988. Vegetación de México. Limusa. 432 pp.
  • Sánchez, Oscar, 1984. La Flora del Valle de México, Herrero S.A. México D.F. 519 pp.
  • SEMARNAT. 2006. La gestión ambiental en México. Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales.
 
Paginas consultadas
 

 
© 2014

27387